Crónica de una exposición anunciada III

Concluyó la tercera muestra colectiva en la que participé dentro de mi municipio. Se realizó en conjunto con la celebración del Día de Muertos, en medio de un desfile de catrinas y la confección de una ofrenda en honor al poeta Raúl Parra. Me siento muy contento del recibimiento y sobretodo de haber convivido con  estas seis personas, en orden de aparición:
Federico Martínez, maestro y poeta, gracias por esa bondad de confiarnos un lugar dentro del recinto, espacio suyo y totalmente merecido, gracias por seguirnos viendo como unos niños grandotes, como los que usted a lo largo de todos estos años ha visto pisar la biblioteca en busca de su sabiduría.
Wipo Mata, gracias por tu dedicación y camaradería, eres una gran promesa y enhorabuena por seguir apoyándonos en lo que hacemos.
Francisco Solis, gracias por la inyección para hacer las cosas por amor a esto, sacaste a muchos de un limbo que nosotros mismos habíamos creado.
Vax, gracias por estar ahí, por haber sido también parte de esto.
Kevin Romero, gracias por tu confianza y animarte a dar este paso de permitirnos admirar tu arte lleno de estilo. Por tu gran entusiasmo que logró sacarnos de tantos aprietos previos a la instalación.
Ezequiel Casablancas, de igual manera gracias por todo el ánimo y dedicación, por tu trabajo tan puro y bien cuidado, por contagiarnos de ánimo para que todo esto siguiera adelante cuando estuvimos a punto de ceder.
Y por supuesto, gracias a la gente que dejó su trabajo o sus quehaceres para darse una vuelta y conocer nuestras obras. para acudir estos tres días, gracias por comprender que esto apenas es el principio y que poco a poco vamos a ir mejorando, porque esto no termina y vienen más sorpresas. Gracias por creer en nosotros.

Crónica de una exposición anunciada II

El sábado pasado se inauguró «Por puro amor», la pequeña muestra colectiva en el cual participé al lado de otros jóvenes talentos del municipio. Esta exposición fue efectivamente por puro amor, por puro amor a lo que hacemos, a nuestro pueblo que tanto aire fresco necesita; en medio de este triste panorama sanguinario, fomentar el arte en nuestros jóvenes es una gran necesidad, exponer es una especie de droga que un artista alguna vez llega a necesitar, y en mi caso, pintar o dibujar lo es aún más, cuando te dejas llevar extasiado por plasmar tu propia realidad, llegas a sentirte poderoso, un lápiz o un pincel llega a ser más penetrable que la bala de una pistola, el trance al momento de crear, vomitando todo tu amor, o todo tu odio, quiero pensar que es una sensación impulsiva muy similar al impulso de disparar un gatillo presa de mil sentimientos encontrados; pero nuestro disparo no daña a nadie, al contrario, convierte tanto los buenos sentimientos como los malos, en belleza pura, en algo que otra persona admirará, en algo que otro amará, una creación que ha salido de nuestra alma nos puede llegar a marcar de diferentes maneras, para toda la vida, esta es su magia y todos podemos ser parte de ella. Elegir entre alguna de estas armas, es una opción, y aquí es igual de fácil encontrarse cara a cara con ambas. Me siento muy contento y respeto a muchos otros compañeros que están en diferentes puntos del estado, esforzándose para demostrarle a la nueva generación que todavía hay esperanzas, que no todo está perdido. Una vez más gracias también a todos los amigos, conocidos y personas que sin conocernos se dieron tiempo de darse una vuelta por la expo.