Los murales de Javier Téllez en la sierra de Guerrero

Como parte del proyecto Guerrero Jaguar, durante 2019 y 2020, los trazos y pinceladas de Javier Téllez comenzaron a ser parte del paisaje de algunas comunidades en la parte alta de Atoyac y Tecpan, en pos de la revalorización del jaguar como ícono cultural y natural. Siguiendo la línea en la que Javo lleva ya toda una serie de grandes pinturas alusivas al tema (concebidas para edificios públicos, centros culturales y colecciones particulares), resulta natural que sus composiciones converjan físicamente aquí, en el interior de la sierra, entre el límite que dejan nuestras huellas y donde empiezan las huellas de un reino salvaje, sagrado y ancestral. Pinturas que principalmente enaltecen la figura de una de las especies nativas más representativas de nuestro estado, así como de otros ejemplares de la fauna silvestre que habita en la entidad, también velan por la conciencia ecológica y la preservación.

Podemos admirar el arte de Javier Téllez muy de cerca, al pasar por las comunidades de Zaragoza, El Paraíso, Cordón Grande o Las Humedades, donde se encuentran cada uno de los murales, recibiendo a los visitantes y recordándonos nuestro compromiso de proteger el ecosistema de la región. He tenido la fortuna de estar frente a los cuatro que ha realizado hasta el momento en esta zona, y se nota el gran respeto de sus habitantes por mantenerlos intactos.

2020 / El Paraíso ( Atoyac de Álvarez)
2022 / Cordón Grande (Tecpan de Galeana)
2022 / Zaragoza (Tecpan de Galeana)
2022 / Las Humedades (Tecpan de Galeana)

Paseo del Toro de Once en Tecpan de Galeana

Tecpan de Galeana. En vísperas de la máxima celebración en honor a San Bartolomé, que año tras año se realiza en este municipio, el anuncio de las festividades inicia con el tradicional paseo del Toro de Once. Originalmente el toro era sacrificado al llegar a la capilla del santo patrón y su carne era compartida entre los asistentes. Sin embargo, esta practica quedó en desuso. Las figuras de las danzas de El Viejo, La Vieja, y El Tigre son parte elemental  de esta serie de recorridos a través de la avenida principal de la ciudad. La algarabía de los que participan, y de los espectadores es incuestionable. Nueve días tendrán que pasar para que el pueblo entero estalle con La Topa del Toro, una comunión a la que el periodista Ismael Habana llamó alguna vez “la antesala a la gloria”.

Kit de supervivencia

Durante el 2020 consideré la posibilidad de retomar mi afición por la fotografía y ejercer de manera independiente. Para ello quise experimentar con modelos nuevos y antiguos, de los cuales muchas de sus limitaciones me han permitido agudizar ciertas nociones con las que era necesario practicar. Por cuestiones de nostalgia, Pentax y sus derivados se convirtió en mi marca preferida al momento de elegir.

Pentax ME

He decidido comenzar oficialmente esta aventura con una pieza que tiene valor muy especial, ya que llegó a mí de manera inesperada.

La Pentax Me fue introducida en 1976 cuando la compañía ya tenía un amplio y prestigiado camino recorrido. Es una cámara DSLR con montura K, insignia de la familia Pentax y que permite intercambiar su óptica para usarse en cámaras más recientes. Su prioridad es el modo Automático, aunque podemos jugar con la apertura si disparamos a una velocidad de 1/100 o en modo Bulbo. Para usarla en modo A, requiere de baterías que al día de hoy se pueden encontrar como LR44; pero para la prioridad 1/100 no son necesarias. Cuenta con medidor de luz, temporizador y el respectivo contacto para conectarle un cable disparador.

El módelo que tengo en mis manos, traía consigo un SMC Pentax-M de 50mm f1.7 fabricado de 1977 a 1984. Este lente tiene muy buena reputación en cuestión de calidad y se puede conseguir a un precio fantástico, como la mayoría de los lentes antiguos.

Pentax ME Super

Fue fabricada de 1979 a 1984. Sucesora de la Pentax Me, esta nueva versión ofrece un modo Manual, ya que el anterior modelo carecía de él. Fue la primera en utilizar un sistema electrónico para elegir la velocidad a través de botones. Actualmente es una de las favoritas para muchos aficionados a la fotografía de film. Conseguí una, literalmente regalada al comprar un lente. También la considero una de mis favoritas, me gusta su diseño.

Zenit Df-2 Etm

Es un clon de una línea de cámaras de la firma Seagull. Por otro lado, Zenit se ha destacado por modelos con muy bonitos diseños. Esta cámara fue mi primer réflex. Debo confesar que todas las fotos que tomé en esa época – del 2003 al 2005 maso- me salieron de milagro. No recuerdo haber tenido claro el triangulo de exposición. Hablar de la muerte de las cámaras de película es algo capcioso. Lo que sí sé esque me tocó una caída muy fuerte de la fotografía análoga.

Otro dato curioso esque batallamos bastante en encontrar una con estas especificaciones – completamente manual – porque en aquel entonces ya el mercado estaba dominado por modelos más avanzados en automatización, y sus precios eran muy caros para lo que mi familia podía costear. Y tampoco sabíamos de Ebay o Mercado Libre.

Pentax ME, heredada por Don Gerardo Mendoza de la comunidad de Las Mesas (Petatlán; Guerrero), a quien le agradezco por brindarme su amistad y por platicarme varias anécdotas que vivió como fotografo.

 

Pentax ME Super. Conseguí una literalmente regalada al comprar un SMC Pentax-M 40-80mm

 

Zenit Df-2 Etm / Con esta cámara trabajé con el primer desnudo, y fui yo.

Wipo Mata y la celebración tecpaneca a través de la pintura mural

TECPAN DE GALEANA; GUERRERO. Conocí a Wipo Mata por ahí del 2010, tendría yo 25 y el tal vez no pasaría de 18; un compañero en común – Erick Martínez – nos invitó a participar en alguno de sus eventos culturales. En mí cabeza aún no pasaba por la mente comenzar a pintar. Nuestra particularidad en común era el dibujo, y él ya lo practicaba con destreza. Ese primer encuentro fue breve, volveríamos cada quien a lo suyo.

En el Tecpan de esos años, existía un directorio de creadores y artistas extremadamente pequeño en comparación de ahora. La difusión del arte, en especial la pintura, era promovida a través de exposiciones modestas en los espacios improvisados que el ayuntamiento proveía. Había cuatro nombres que figuraban en cada una de ellas, Jesús Rendon, Emiliano Flores, Ulises Bailón y Ventura Estrella. Eran pintores veteranos que se habían forjado décadas pasadas; con una pequeña excepción de Don Chucho Rendón, este pequeño grupo eran en su mayoría paisajistas y dieron la primera entrega de obras gráficas en Tecpan. Un joven Jesús Manuel Mata comenzó su formación entre ellos, y presenció la transición a una nueva generación de creadores tecpanecos en la que él es, quizá, la figura más representativa. Cuatro años después, en el 2014, una vez más coincidiría con él, y pasaríamos mucho tiempo, con más amigos, haciendo y difundiendo en colectivo nuestro arte.

Heredero de la tradición costumbrista del gran Jesús Rendón – padre de la pintura en Tecpan – Wipo se inclinó hacía un estilo que de igual manera pusiera en alto el folclor y las tradiciones tecpanecas. La danza del tigre, del toro, del viejo y la vieja, son protagonistas de su obra. Los ha plasmado en diferentes soportes, desde el papel hasta el lienzo, desde el lápiz hasta la acuarela, siempre con una factura limpia y precisa. Es fiel representante en la preservación de las tradiciones en Tecpan, para ser exacto de las danzas nativas del municipio.

Aparte de su gran dominio del retrato, Wipo es un líder nato. Fue esa habilidad la que hizo que yo me acercara a él y a Efraín Benítez, para colaborar con ellos, y que en el camino me hayan motivado a pintar. Fue también parte fundamental para que después de una fructífera experiencia participando como colectivo artístico, varios de nosotros lo seguimos y lo vimos adentrarse en su visión hasta el momento más personal: formar un movimiento más centrado en la pintura mural y en la cual se consagraría no sólo como pintor, si no también como promotor cultural.

El MMT (Movimiento Muralista Tecpaneco) nace oficialmente en el año 2018, conformado por compañeros que ya habían estado antes con él, pero también por más jóvenes entusiastas. Con la dirección de Wipo, el nuevo colectivo ha sido una escuela con puertas abiertas a todo aquél que le interesa la pintura o el arte urbano. Es un espacio de convivencia y trabajo en equipo, en un constante reto y búsqueda por la autogestión. En las calles de Tecpan se encuentra el sello del MMT y los frutos de esta unidad: derivado de su proyecto emergente que es “Ruta Mural”, obras en gran formato de Wipo y de más artistas del estado llenan de color los muros de la ciudad.

En estos momentos, Wipo se encuentra realizando un mural a un costado de la capilla de San Bartolomé Apostol en vísperas de su celebración, con la colaboración de Manuel Alonso e Irvin Abarca.