Grito en la oscuridad

Uno exorciza sus sentimientos de muchas formas. Más que exorcizar, esta minihistorieta es para mí una gama de contrastes, es principalmente un agradecimiento y a la vez un grito de impotencia. Es un regalo que se ha obtenido a cambio de otro… Por mucho tiempo busqué sin saber en dónde empezar. Difícilmente hoy puedo creer en Dios, pero me gustaría creer que en algún lugar ahora te encuentras contento, burlándote mientras me ves chillar como una señora, jeje. A veces abro tu ventana de messenger, te escribo, y ahí te digo que te extraño mucho, me da la sensación que desde donde estás a lo mejor puedes leerlo. Pero lo más probable es que quizá estás un poco lejos y no puedes escucharme.
 
No puedo evitar sentirme triste por eso. Sé que ya es tarde para decírtelo. Aún así: te doy las gracias y te pido una inmensa disculpa por no haber estado ahí cuando más lo necesitabas. Desearía que vieras también que soy mejor persona, la lección que sin querer me has enseñado, te prometo que no la voy a olvidar…
 

Te dedico esto. Es muy poca cosa, pero créeme que no he vuelto a hacer algo igual, no he logrado dibujar mejor expresión de tristeza, desesperación y dolor que la antepenúltima imagen. Perdona los errores de lápiz o las líneas toscas, es sólo que todo fue saliendo así nada más. No se me hace justo cambiarlo, en esos rayones feos radica gran fuerza de mis emociones encontradas, mi tristeza y mi alegría, mi hondo penar y melancolía. Pero te prometo que vendrá otro diferente y mejor elaborado.

Esta es mi forma de exorcizar los sentimientos. Ahí están y ahí los dejo encerrados en el dibujo de un personaje que tampoco está en mi plano. Es el único modo en el que se puede jugar con los sueños del tiempo y así entre dibujo y sueños, cuando quiera alcanzarte y demostrarte que en efecto: sin dudar.. sin dudar.

5 thoughts on “Grito en la oscuridad”

  1. Uno nunca se despide a tiempo, pero creo que despues de la partida, ellos saben bien nuestros sentimeientos, asi que de seguro que le han llegado, dondequeira que este…

  2. Es verdad, nunca los olvidamos.

    Los recordaremos siempre y aunque ellos no lo quisieran, también les lloraremos siempre.

    Y me gusta pensar que algún día será como en el final de Lost y podremos decirles "te extrañé mucho".

Deja un comentario