Pequeñas huídas

No me voy jamás. Solo escapo. Irse no es necesariamente alejarse. Escapar es una manera de enfrentarse a la realidad cósmica, a la vastedad, es una manera temporal de esconderse de lo inevitable. A veces reclamo mi derecho de huir un poco, aunque sepa que no va a pasarme nada, aunque he sido feliz brincando y bañándome en ella, a veces mejor prefiero protegerme de la lluvia.

Deja un comentario