Museo Memoria y Tolerancia

Entrar al Museo Memoria y Tolerancia es tener la certeza de que saldrás siendo alguien diferente.

El Holocausto es el pasaje histórico que más me impacta y consterna. Lo tengo presente muy a menudo. El Holocausto no debe jamás olvidarse. En el cine, casi todas las historias están suavizadas, por eso es importante conocer la magnitud de esta tragedia a través de fotografías reales y testimonios documentados de otras fuentes.

Visitar el Museo Memoria y Tolerancia en la Ciudad de México es una de las formas más excepcionales para conocer los rostros, los números y el horror de unos de los pasajes más oscuro de la humanidad.

Las salas son una experiencia inmersiva. Una crónica visual de lo que ocurría en el interior de los campos de concentración y exterminio de la Alemania nazi.

Una vuelta al pasado donde veremos objetos que nos acercan a la tragedia. Desde un fragmento del Muro de Berlin, vestimentas de las víctimas, hasta uno de los vagones provenientes de Polonia que condujeron a millones de personas hacia las puertas de la muerte.

Aunque el Holocausto es uno de los ejes centrales de este recinto, no deja a un lado otros sucesos donde ocurrieron genocidios. Donde seres humanos inocentes fueron brutalmente asesinados en manos de otros seres humanos.

Al salir de ahí, seremos alguien diferente. El contenido, la curaduría y la experiencia de inmersión, tocan fondo en nuestra sensibilidad y nuestro corazón. Si tenemos la oportunidad de coincidir, yo te invito la próxima visita.

¿Ya visitaste este museo? Cuéntame tu experiencia y qué fue lo que aprendiste.

Te puede interesar:

Subscribe
Notify of

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments